TÉCNICAS PARA REJUVENECER (primera parte)

De Dr. René Caillet (director de fisioterapia y rehabilitación y profesor de medicina en la Universidad de California del Sur) y Leonard Gross.

El envejecimiento no es una enfermedad. Sus manifestaciones puedes ser modificadas. En gran medida, no solo podemos retrasar sus efectos, sino también volvernos fisiológicamente más jóvenes: más flexibles, más ágiles, más vigorosos, más fuertes… incluso más altos.
Cuanta más edad tenemos, más espectaculares se vuelven las posibilidades de cambio.

En los últimos años, la variable biológica del cuerpo humano puede alcanzar los treinta años. Si se ha cuidado y ha llevado una vida activa, puede tener el cuerpo y las energías de una persona quince años más joven; por el contrario si no se ha cuidado ni ha llevado una vida activa, puede parecer y sentirse quince años mayor de lo que es.

Esa situación puede ser invertida rápidamente. ¿en qué consiste esta receta? Esencialmente en el ejercicio, pero un ejercicio especial que comprende las necesidades del cuerpo que envejece, que emplea estrategias para proteger y defender los clásicos puntos débiles del cuerpo.
La clave del envejecimiento está en lo que ocurre con los tejidos. Una esponja que no se utiliza, se seca. Los tejidos que no se utilizan o se utilizan deficientemente también se seca. Si tiene usted treinta y cinco años o más, su principal preocupación debe consistir en revitalizar los tejidos, sobre todo los de las partes más vulnerables del cuerpo.

La persona que no practica ningún ejercicio está dañando su cuerpo tanto como la persona que lo fuerza en exceso. La inactividad desacondiciona el cuerpo rápidamente; por cada semana que uno pasa sin hacer ejercicio, se pierde un 10 por ciento de salud. Para comprobarlo solo hay que pensar en la última vez que se estuvo postrado en cama. Únicamente una parte de la debilidad sentida al volverse a levantar se debía a la enfermedad; el resto era por la inactividad.

A los músculos que no se utilizan les ocurre todo tipo de cosas, y todas ellas negativas. La sangre es la que lleva el alimento a las distintas partes del cuerpo; y el ejercicio es el que hace circular la sangre. Cuando no se practica el suficiente ejercicio el suministro deficiente de sangre afecta a los músculos. Cuando no se realiza ningún tipo de ejercicio, el suministro de sangre se ve peligrosamente disminuido. La sangre transporta oxígeno y calcio, y ambos son necesarios para la salud de los músculos. Los tendones y los ligamentos también se vuelven más frágiles. Si no realizamos ejercicios nos exponemos a un desastre.

Hemos dicho que un tipo de actividad correcta puede rejuvenecer el cuerpo. Ahora observemos el anverso. Si el ejercicio se realiza de manera incorrecta, puede envejecer tanto el cuerpo como si no practicará ningún tipo de movimiento. Hay que saber trabajar al ritmo adecuado.

Los inconvenientes del ejercicio duro

Uno de los mayores problemas que se derivan del ejercicio agitador es precisamente el hecho de que casi nunca se es consciente del daño que se está ocasionando hasta que está hecho. Cuando se practica el jogging, por ejemplo, uno suele sentirse maravillosamente bien. Se alcanza un nivel que disminuye las sensaciones destinadas a poner en funcionamiento las alarmas. No hay ninguna duda de que el jogging beneficia el sistema cardiovascular. Existen personas lo suficientemente afortunadas para correr sin lesionarse. Para ellos el jogging es extraordinariamente placentero, además de físicamente beneficioso. Pero, son una minoría, la mayoría de nosotros no podemos librarnos de los perjuicios.

Hay que tener en cuenta que todos estos consejos, técnicas u ejercicios los recomendamos para la conservación de la movilidad o para mejorar ciertas deficiencias físicas que se acumulan con el tiempo; a causa de malos hábitos o poca actividad física. Esto no quiere decir que un esfuerzo más intenso no sea aconsejable para el cuerpo. En el caso de los deportistas de élite o profesionales las reglas cambian y teniendo en cuenta que ellos deben de estar bajo la vigilancia y los consejos de médicos, entrenadores y profesionales del deporte, el nivel de esfuerzo claramente no es lo mismo. Solo que la mayoría de nosotros no llevamos una actividad física tan intensa durante nuestra vida o si hacemos excesos son para compensar todo el tiempo que no lo hemos hecho. Tanto una cosa o la otra se pueden convertir en un peligro para mantener nuestra fuerza y juventud contra el inevitable envejecimiento.

En el próximo reportaje describiremos la composición y el funcionamiento de las articulaciones; estiramientos y ejercicios beneficiosos y perjudiciales para el cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s